Hacer del proyecto un ejemplo de participación social y de co-responsabilidad colectiva donde las personas asumen la responsabilidad y capacidad de decisión últimas en el ámbito de sus competencias y donde la participación societaria se corresponde directamente con el compromiso de cada uno con el proyecto.