Entender el esquema de relaciones internas como un modelo basado en la coordinación
de funciones y actividades; en la gestión de liderazgos y competencias; la confianza
mutua; así como en la capacidad de aportar valor por parte de entidades y personas
colaboradoras.