Comprometer un 1% de nuestra facturación neta en el desarrollo de programas de cooperación con sectores desfavorecidos y con países en vías de desarrollo y no apoyar explícita o implícitamente ninguna actuación vinculada a la consecución de objetivos militares en nuestra sociedad.